Cuántika Studio

Falsos Positivos

Caso Francisco Javier Ocampo Cepeda

 
1400.png

Según el periódico el El País (2017) Francisco Javier Campo Cepeda, era un profesor de 51 años de los colegios Lacordaire y Antonio José Camacho en la ciudad Cali (Colombia). Se encontraba adelantando el programa contra el ‘matoneo’ estudiantil, así como las charlas de convivencia entre los estudiantes del Camacho y el Santa Librada para evitar más peleas entre los jóvenes. Defensor de los derechos humanos y la paz que buscaba promover el diálogo y la resolución de conflictos.

El lunes 5 de agosto del 2013 en horas de la madrugada salió a trotar con su hijo y un compañero de estudio rumbo al río Pance como era costumbre. Policías que se encontraban patrullando la zona del suroeste de la ciudad a esa hora, dicen haber generado una requisa a unos jóvenes armados que inmediatamente se enfrentaron a tiros con los uniformados, hiriendo a dos patrulleros y falleciendo Javier Ocampo Cepeda en el lugar.

El informe de la Policía describe el cadáver del presunto delincuente, un hombre mayor que portaba un arma de 9 milímetros marca Taurus y un maletín con un panfleto extorsivo a nombre de la banda «los Rastrojos» para un comerciante de la zona, el cual había disparado contra uno de los patrulleros que posteriormente murió en un hospital del sur de la ciudad de Cali.

Por su parte los familiares del profesor aseguran que, mientras los acompañantes corrieron al encontrarse con hombres armados en direcciones opuestas y lograron llegar a sus residencias, Javier no se presentó hasta que la fiscalía llamó en horas de la tarde para solicitar el reconocimiento del cuerpo. Este no llevaba nada consigo salvo un celular sin mayor costo e iba vestido con ropa deportiva.

Después de cuatro años del asesinato, el Juzgado 37 legalizó la captura de once uniformados implicados en el extraño crimen. Se encontró que, al parecer alguien más a parte del profesor fue quien disparó y se hecho a la fuga deshaciéndose del revólver que encontraron los policías posteriormente, esclareciendo esto luego de no encontrar en las manos del cadáver rastro alguno de pólvora.

Estos al verse vulnerados toman el control de la situación golpeando a Javier de forma contundente en el lado izquierdo de su cabeza y disparando en el resto de su cuerpo, cuando disponía a esconderse en una zona verde el lugar de los hechos.  

El grupo de patrulleros acordaron implícitamente legalizar a el profesor Javier como el adversario que los hirió después de negarse a la requisa, para atrincherarse en un lugar y dispararle a estos, maquillando y creando la escena. Por otro lado, entorpecieron la investigación ocultando el registro del cadáver en el hospital al que llegó, entregándolo dos días después de lo ocurrido.

¿Por qué se identificó como un falso positivo?

  • El cuerpo de la víctima no contenía rastros de pólvora en sus manos.
  • La causa de muerte originalmente fue por un golpe en la cabeza y después fueron generados los impactos de bala.
  • El panfleto encontrado tenía inconsistencias en su contenido.